Pan de patata

¿Habéis participado alguna vez en un concurso de pinchos? No me refiero a uno de profesionales, sino a esos concursos de pinchos que se organizan en casa de algún amig@ y que están tan de moda... Nosotros estuvimos el pasado sábado en el cumpleaños de un amigo, que para celebrarlo, montó uno de estos concursitos.

Con esto de tener un blog, una tiene que cuidar mucho sus participaciones en estos eventos, porque me da la sensación de que la expectativa de la gente con mi pincho es alta, y claro, me siento presionada a buscar y rebuscar algo diferente que sorprenda y que esté rico.

En esta ocasión, para rizar un poquito el rizo, nuestro amigo F. el organizador y cumpleañero, decidió que los pinchos debían de llevar patata, aunque no obligatoriamente como ingrediente principal. Así que tras dar vueltas a la neurona durante horas, recordé la receta que tenía en un libro guardada, de Pan de Patata. Y pensé... perfecto! Nadie se va a esperar un pan hecho con patata... Supuese que estaría rico, pero aún así, no podía presentarme al concurso de pinchos sólo con un pan... así que pensamos en acompañarlo con unas albóndigas diferentes, pero de éstas ya os hablaré la próxima semana.


El resultado del concurso fue que lo pasamos fenomenal, nos reímos mucho y disfrutamos probando todos y cada uno de los 8 pinchos presentados y tengo que decir que estaban todos buenos, algunos destacaban por la presentación, otros por su sabor, y otros como el nuestro, a juicio de las votaciones participantes, destacó por su originalidad, así que nos llevamos el Premio en esta categoría, que era nada más y nada menos que un Salchichón Ibérico y unas Anchoas de Santoña. Gracias por la excelente organización a F. y S. y a todos los participantes de la jornada, ¡fue un verdadero placer, chicos!


El sabor de este pan es especial, tiene un toque diferente, más salado que el normal, pero es difícil descubrir que la receta lleva patata. Además de este ingrediente, lleva cebollino y el resultado es un sabor suave, jugoso y muy tierno. La forma de hornearlo, en porciones, resulta comodísima porque luego es muy fácil separar los pedacitos, y me parece un pan perfecto para poner en una cenita de tapas, al centro de la mesa, para que cada comensal se vaya sirviendo los pedacitos que desee.

Vamos a ver cómo se hace este pan tan original:
PAN DE PATATA


Ingredientes:

  • 250 gr. de patatas
  • 1 sobre de levadura seca de panadería
  • 125 gr. de mantequilla + extra para engrasar
  • 1 manojo de cebollino fresco
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharaditas de sal
  • 425 gr. de harina de fuerza

Utensilios: 

  • 1 molde redondo de 24-26 cm. o 1 anillo de emplatar de la misma medida
Elaboración: 

  1. Pelar y cortar las patatas en trozos grandes, y poner a cocer con abundante agua fría hasta que estén tiernas. (Aproximadamente 15-20 minutos, pincharlas con un palillo para comprobar).
  2. Escurrir las patatas, reservando 250 ml. del agua de cocción para añadir más tarde a la masa.
  3. Aplastar las patatas con un tenedor para hacerlas puré, y dejar enfriar.
  4. Por otro lado, derretir la mitad de la mantequilla en el microondas a baja potencia.
  5. En otro cuenco amplio, mezclar la levadura instantánea de panadería con la harina.
  6. En otro amplio, poner el agua de cocción de las patatas que habíamos reservado, y añadir el puré de patata y la mantequilla, remover bien. A continuación, añadir el cebollino cortado en trocitos pequeños (aprox. de 1 cm.) con las tijeras. Después añadir la sal y el azúcar. Mezclar muy bien.
  7. Ahora agregamos a la mezcla líquida la harina con levadura, en varias adiciones, mezclando bien tras cada una de ellas, hasta terminar toda la harina. La masa debe quedar blanda, pero que no se pegue a las paredes del cuenco. En caso necesario, se puede añadir un poquito más de harina hasta conseguir dicha consistencia.
  8. Una vez la masa esté en ese punto, se puede volcar sobre una superficie enharinada y la amasaremos unos minutos, añadiendo más harina si es necesario. La masa deberá quedar blanda y elástica, aunque ligeramente pegajosa (notaréis que parece que se pega a los dedos un poquito, pero al retirar la mano se despega).
  9. Engrasamos con mantequilla el cuenco grande que hemos empleado para mezclar la harina con la levadura, y ponemos la bola de masa en él, cubrimos con un paño y dejamos levar hasta que doble su tamaño, aproximadamente 1 hora y media.
  10. Ahora cogemos el molde redondo que vamos a usar, y lo untamos bien con mantequilla. 
  11. Tomamos la bola de masa y la ponemos en la superficie enharinada, aplastándola con los puños para que expulse el gas del leudado. Después la volvemos a tapar con un paño y la dejamos reposar 5 minutos.
  12. Derretimos la mantequilla restante y la ponemos en un plato.
  13. Pan grande antes del horneado***
  14. Transcurrido el tiempo del reposo, pellizcamos la masa tomando porciones pequeñas y formando con ellas bolitas del tamaño de una nuez. Las pasamos por el plato de mantequilla para "rebozarlas" y a continuación las ponemos en el molde, una junto a otra. Repetimos la operación hasta completar el molde con bolitas de masa y vamos a cubrir con un paño y dejar reposar de nuevo unos 40 minutos. 
  15. Precalentar el horno a 190º y transcurrido el tiempo de reposo, introducir el molde en el horno dejando que se hornee unos 40-45 minutos, hasta que la superficie esté dorada y los bordes de las bolitas se despeguen unos de otros fácilmente (podéis comprobarlo con un palillo de brocheta).  En mi caso, tardó un poquito más, unos 50 minutos, ya sabemos que el tiempo puede variar en función de cada horno. Una vez finalizado el tiempo de cocción, sacar del horno y dejar templar.

A tener en cuenta: 

  • Con esta cantidad pude hacer un pan grande***, que es el que aparece en la imagen dentro del molde, listo para hornear,  que utilicé para el concurso de pinchos, y el pan pequeño en forma de flor que he fotografiado para ilustrar esta receta. 
  • El pan se puede tomar aún caliente, está delicioso. Si queremos conservarlo, podemos hacerlo durante dos días, envuelto en papel. 
  • Si os organizáis mejor, también podéis hacer la masa la tarde anterior y dejar levar toda la noche en la nevera (con el frío la levadura retarda su acción). A la mañana siguiente, sacáis la masa de la nevera, esperáis un ratito a que se atempere, y continuáis con la formación de las bolitas, segundo levado y horneado. 
  • Los 250 gr. de patatas equivalen a una patata mediana, o dos pequeñas, no obstante, es mejor que las peséis con la báscula, por aquello de que los tamaños son muy subjetivos...
  • La levadura que empleamos es la instantánea. Si preferís utilizar levadura fresca, tened en cuenta que se necesitará 15 gr. y no se puede añadir a la harina directamente. Tendríais que disolverla previamente en 4 cucharadas de agua de la cocción de las patatas, dejar reposar un par de minutas, y añadirla a la mezcla líquida a continuación.


Os recomiendo esta receta si os apetece sorprender con un pan diferente en un picoteo o disfrutar de un sabor especial como acompañamiento a vuestras platos de siempre...

Si os gustan las recetas de pan, os recomendamos este pan express que compartimos hace tiempo, ideal para debutantes panarras. 

Esperamos vuestros comentarios, y si tenéis cualquier consulta o queréis enviarnos vuestra propia versión de esta receta, fotografías o mejoras, podéis hacerlo aquí, nos encantará recibirlas y publicarlas en nuestra sección "Vuestras Fotos"!

Si queréis recibir nuestras recetas "Guta Mamá" en vuestro email, sólo tenéis que suscribiros aquí.
Gracias por vuestro tiempo y hasta la próxima receta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te vayas sin decirnos algo... Nos encanta leer vuestros comentarios! Gracias!