Longanizas (o Salchichas) al vino blanco

Y he aquí el resultado de una de las más arduas investigaciones que he llevado a cabo: 
¿Cuál es la diferencia entre salchicha y longaniza?

Todo empezó porque en el envoltorio de las salchichas que suelo comprar, con las que he hecho esta receta, pone Longaniza/Salchicha de pueblo. Y me surgió la duda... ¿acaso no son lo mismo? La respuesta es NO. En realidad, y según la Wikipedia (esa enciclopedia online que aúna los saberes populares), la Longaniza es un tipo de salchicha, que se hace exclusivamente con carne de cerdo picada, y es original de España. En cambio la salchicha como tal la inventaron los alemanes, y puede llevar carne de pollo, pavo, cerdo o vacuno y cualquier cosa que se les ocurra, según la variedad y según la receta.





Asunto resuelto: nosotras vamos a usar longanizas. Las que yo compro me gustan porque no tienen tripa, en el exterior y es que le tengo un poco de manía a los "pellejos" Hay algunos de lo más desagradables, como si fuesen de plástico (por ejemplo, los de las salchichas de cierta tienda sueca de muebles ¡¡puag!! no puedo con esos perritos low cost. Soy un poco escrupulosilla con esas cosas... Manías!

Vamos a la cocina, veréis qué receta tan fácil y qué resultado!


LONGANIZAS O SALCHICHAS AL VINO BLANCO


Ingredientes (para 3-4 personas):
  • 8 longanizas o salchichas frescas
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • perejil picado
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1/2 vaso de caldo (si no tenéis, puede ser agua)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 1 cucharadita de harina
  • 1 hoja de laurel
  • sal
Elaboración:
  1. En una cazuela amplia o una sartén ponemos 3 cucharadas de aceite de oliva y llevamos a fuego suave.
  2. Picamos el diente de ajo y añadimos a la cazuela o sartén.
  3. A continuación picamos también la cebolla y el pimiento, y lo añadimos a la sartén, subiendo a fuego medio-alto para que se haga el sofrito. Cuando hayan pasado unos 8-10 minutos, sacamos las verduras a un recipiente y reservamos.
  4. Colocamos la cazuela en el fuego de nuevo, y si es preciso, añadimos 1 cucharada de aceite de oliva.
  5. Cortamos las salchichas en trocitos de bocado y las ponemos en la cazuela para que se doren. Las salteamos unos minutos y cuando veamos que ya están doradas, añadimos el sofrito de ajo, cebolla y pimiento, y damos unas vueltas para que se rehogue unos minutos todo junto.
  6. Después añadimos la cucharadita de harina y removemos para que se mezcle bien.
  7. Por último, añadimos el vino y el caldo, la hoja de laurel, y dejamos cocer unos 15 minutos a fuego medio y ya están listas.
A tener en cuenta:
  • En esta ocasión, les he puesto como guarnición unas patatas fritas, que he añadido a la salsa durante los últimos 5 minutos de cocción (una vez fritas! que si no la liamos), para que se empapen en el jugo. ¡Nos encanta!
  • Importante: las salchichas deben ser frescas, de las que se compran crudas, no cocidas tipo perrito!!
  • Si sois salseros, no olvidéis el pan! La salsita está buenísima.
  • He utilizado las longanizas/salchichas de pueblo, de Mercadona.
Esperamos vuestros comentarios, y si tenéis cualquier consulta o queréis enviarnos vuestra propia versión de esta receta, fotografías o mejoras, podéis hacerlo aquí, nos encantará recibirlas y publicarlas en nuestra sección "Vuestras Fotos"!

Si queréis recibir nuestras recetas "Guta Mamá" en vuestro email, sólo tenéis que suscribiros aquí.
Gracias por vuestro tiempo y hasta la próxima receta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te vayas sin decirnos algo... Nos encanta leer vuestros comentarios! Gracias!