Cómo hacer Bechamel fácil y sin grumos, en sólo 5 pasos

Como buena amante de las croquetas, la bechamel fue una de las primeras recetas que aprendí a hacer. Y mi maestra fue mi madre, que hacía unas croquetas deliciosas, y que me enseñó cómo hacer la bechamel, poco a poco, añadiendo la leche despacito, disolviendo la harina a base de remover y remover... Así que yo siempre seguía el mismo método, hasta que un día hace ya unos añitos, descubrí por internet (y perdonadme porque ya no me acuerdo dónde fue... qué cabeza!) una forma distinta de hacerlo que se quedó grabada en mi archivo cerebral y es el método que siempre utilizo.

Como sé que hay mucha gente que aún hace la bechamel como la hacía mi madre, quería enseñaros esta forma de hacerla que es más rápida, y más cómoda: 


Sí, es así, 5 sencillos pasos, y ya está!
Os explico a continuación de forma más detallada el paso a paso para que aprendáis a elaborarla y nunca más tengáis que estar media hora removiendo.

BECHAMEL



Ingredientes (para 1 litro de bechamel):
  • 1 litro de leche
  • 80 gr. de mantequilla
  • 80 gr. de harina
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cebolla
  • sal
  • nuez moscada


Elaboración:
  1. En un cazo ponemos a hervir la leche, junto a la cebolla pelada y entera, y la hoja de laurel. Una vez haya hervido unos minutos, retiramos del fogón y dejamos reposar unos 10 minutos. Una vez pasado ese tiempo, retiramos la cebolla y el laurel.
  2. En otra cazuela amplia, ponemos 80 gr. de mantequilla cortada en cuadraditos a fundir.
  3. Una vez la mantequilla esté fundida, añadimos la harina, y removemos bien con las varillas para que se mezclen y se cocinen, durante al menos, un minuto o dos.
  4. A continuación, añadimos la leche (retirad la cebolla y el laurel) toda de una vez, no hace falta hacerlo poco a poco. Es el momento de añadir la cucharadita de sal y la nuez moscada al gusto.
  5. Inmediatamente comenzamos a remover a fuego moderado durante unos minutos. Veremos que la bechamel se va espesando y retiraremos del fogón cuando hayamos conseguido la consistencia deseada.


A tener en cuenta:
  • Si vais a utilizar la bechamel como salsa para verduras, será conveniente dejarla más ligera.
  • Si en cambio, la vais a utilizar como base para hacer croquetas, tendréis que esperar hasta que esté bastante espesa.
  • La cebolla que hemos utilizado, yo suelo aprovecharla para picarla en daditos finos y añadírsela a las croquetas... No la tiréis!
Más fácil imposible ¿no os parece?¿Conocíais esta forma de cocinar la bechamel?¿Conocéis otras maneras distintas de hacerlo?

Esperamos vuestros comentarios, y si tenéis cualquier consulta o queréis enviarnos vuestra propia versión de esta receta, fotografías o mejoras, podéis hacerlo aquí, nos encantará recibirlas y publicarlas en nuestra sección "Vuestras Fotos"!

Si queréis recibir nuestras recetas "Guta Mamá" en vuestro email, sólo tenéis que suscribiros aquí.

Gracias por vuestro tiempo y hasta la próxima receta!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te vayas sin decirnos algo... Nos encanta leer vuestros comentarios! Gracias!