Pizza casera de bacon y pimiento

Si hay un plato sinónimo de éxito en la mesa de cualquier familia, es la pizza! Y si encima es casera y los peques han colaborado en su preparación, si les dejamos que amasen, estiren o le pongan los ingredientes que prefieran, entonces ya tenemos el pack completo, porque hemos conseguido no sólo un plato nutritivo y cargado de energía que van a devorar encantados, sino que además les hemos tenido un buen rato entretenidos.

Pizza casera de bacon y pimiento by Guta Mamá



Vista aérea de la pizza casera de Guta Mamá,




Otra de las cosas que tiene la pizza, es que es uno de esos platos que sirven "pa tó". Quedan ricas con lo que les pongas, sólo abre la nevera y tira de lo que tengas... Nosotras aprovechamos para esta ocasión un trocito de pimiento verde y un par de lonchas de bacon, pero ni que decir tiene que hay infinitas posibilidades y combinaciones... He llegado a oir a una mamá que su niña no quería comer lentejas y se las ponía en la pizza, bien mezcladitas con el queso!! jejeje. Así que ya véis, todo vale si va sobre una pizza!!


La única pega que podemos ponerle es que siempre siempre hay que pelearse por la última porción!!

He hecho masa de pizza casera siguiendo varias recetas, pero para mí la mejor es la que comparto con vosotros hoy, que está basada en ésta del extraordinario blog: "Directo al paladar". Seguro que muchos de vosotros lo conocéis porque es uno de los más seguidos de nuestro país, y además de recetas publican artículos sobre alimentación, curiosidades varias, recomendaciones y muchas otras cosas interesantes para los amantes de la Cocina y la Gastronomía, como es mi caso. Por tanto hoy nos llena de orgullo ofrecer nuestra insignia Guta Mamá a esta receta de Directo al Paladar, y aprovechamos para felicitaros y agradeceros vuestro excelente trabajo!

PIZZA CASERA



Ingredientes (para 2 pizzas medianas)
  • 200 gr. de agua
  • 300 gr. de harina de fuerza
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 sobre de levadura seca de panadería
  • 15 gr. de aceite de oliva virgen extra
  • Semolina (opcional, ver notas)
Elaboración:
  1. En un bol grande ponemos la harina tamizada con la sal y la levadura seca, y mezclamos.
  2. Hacemos un agujero en el centro donde vamos a añadir el agua tibia y el aceite de oliva.Mezclamos con la ayuda de una espátula o una cuchara hasta que comience a ser una masa manejable.
  3. A continuación volvamos sobre la superfície de trabajo ligeramente enharinada y procedemos al amasado durante unos 10 minutos. No olvidéis realizar el "refinado" de la masa (si hacéis pan, ya os sonará) que se trata de hacer una especie de churro largo con la masa, unirlo por los extremos formando una rosca y de nuevo juntando todo, repitiendo la operación varias veces. 
  4. Es el momento de dejar fermentar la masa. Para ello, untamos el bol con un poco de aceite y ponemos dentro la masa con forma de bola, cubrimos con un paño de algodón (o film transparente) y dejamos reposar hasta que haya doblado su volumen, aproximadamente 40 minutos.
  5. Una vez haya levado, cogemos la masa y la aplastamos con los puños para eliminar el gas, y después dividimos en dos o tres porciones, depende del tamaño que deseemos la pizza. 
  6. A continuación la estiramos bien, dejándola del grosor que nos interese, teniendo en cuenta que aumentará un poco en el segundo levado y en el horno durante la cocción. Ponemos en la bandeja del horno, previamente protegida con un papel vegetal y espolvoreada con semolina, y dejamos levar, tapada de nuevo con un paño.
  7. El segundo levado puede ser de unos 10-15 minutos, si nos interesa una pizza de masa fina y crujiente, o podemos esperar unos 40-45 minutos más si queremos la pizza más gordita y esponjosa.
  8. Una vez haya finalizado el levado, ponemos los ingredientes sobre la pizza, comenzando por el tomate frito (o natural en rodajas), el queso, orégano y los demás componenetes.
  9. Introducimos la pizza en el horno, que deberá estar precalentado a 250º, y horneamos durante unos 10-15 minutos aproximadamente, hasta que veamos que los bordes de la pizza están dorados.Para conseguir un efecto más esponjoso, horneamos a 220º durante 20 minutos aproximadamente.
A tener en cuenta:
  • La semolina es como una harina gruesa de trigo, poco molida. Si alguna vez habéis pedido una pizza a domicilio de esas que dicen que el secreto está en la masa, habréis notado los granulitos que tienen en la base y los bordes... pues eso es semolina. La venden en muchos supermercados (yo por ejemplo la compré en Mercadona) y suele estar junto a las harinas.
  • Esta masa se puede congelar, yo lo hago tras el primer levado, la envuelvo en film transparente y la guardo en una bolsa de congelación, ya dividida en porciones. Cuando la quiero usar, simplemente la dejo descongelar desde el día anterior en la nevera, y un ratito antes de usarla, la pongo a temperatura ambiente. Después ya la extiendo, la dejo levar por segunda vez y... al horno! Buenísima y siempre a punto!!
  • Si tenéis amasadora, el proceso de amasado a mano y refinado os lo podéis saltar, puesto que será la amasadora la que se encargue de todo!


Si nunca os habéis atrevido con la pizza casera, os animamos a intentarlo, lo vais a pasar bien y el resultado os va a encantar!

Esperamos vuestros comentarios, y si tenéis cualquier consulta o queréis enviarnos vuestra propia versión de la Pizza casera, fotografías o mejoras, podéis hacerlo aquí, nos encantará recibirlas y publicarlas!

Si queréis recibir nuestras recetas "Guta Mamá" en vuestro email, sólo tenéis que suscribiros aquí.
Gracias por vuestro tiempo y hasta pronto!

2 comentarios:

  1. Da gusto lo bien que explicas las recetas,probare alguna y ya te contare si me ha quedado rica.Seguro que si.....Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti! Me encanta tener vuestras noticias y comentarios sobre las recetas!!!

      Eliminar

No te vayas sin decirnos algo... Nos encanta leer vuestros comentarios! Gracias!