Formas originales de presentar las Uvas de la Suerte

¿Ya habéis comprado las uvas para recibir el año 2015? Pues tengo que confesar públicamente que yo, no como uvas. Ea! Ya lo he dicho. Y no creáis que ha sido una decisión tomada a la ligera.

Desde que tengo uso de razón, recuerdo haber hecho intentos con todo tipo de alternativas a las uvas. El plátano, cortado en rodajitas, imposible capturarlo. El año que lo intenté, llegó la última campanada y yo seguía intentando cazar una rodaja dentro de aquel bol. Después llegó la manzana en 12 trozos, mi madre quería aprovechar la ocasión para que comiera fruta, porque siempre me negaba. Evidentemente a la cuarta campanada en mi boca no cabía absolutamente nada más.

Un año me rendí y probé las uvas... Las seleccioné a conciencia, las más pequeñas del racimo. Ese año sí lo lograría. Comenzaron las campanadas y entre los cientos de pepitas y la textura firme de la piel que me resultaba muy desagradable, me dio una arcada que truncó mi intento. Probé con gominolas, y tampoco funcionó. Y así, experimentando sin éxito, llegó mi adolescencia y con ella la primera vez que iba a salir con mis amigas la noche de Fin de Año. Peluquereada, maquillada y ataviada con mi vestido de encaje negro y tirantes, muy apropiado para la nevada que estaba cayendo aquella noche, llegó la hora de las campanadas y pensando en qué alternativa tomar que no fuese muy pringosa para no estropear mi impecable maquillaje, de repente, lo tuve claro: "Este año no hay uvas, ni manzana, ni plátanos ni nada". No pensaba arruinar mi look por nada del mundo. El año nuevo podría venir cargado de mala suerte, maldiciones, rayos cegadores y plagas desérticas por no comer uvas, pero mi maquillaje... mi maquillaje sería invulnerable esa noche. Y aquel año, no pasó nada. Es más, recuerdo que fue un buen año así que los años siguientes, seguí fiel a mi nueva no-tradición, y me dediqué a observar a mi familia con una sonrisa de oreja a oreja, con mi copa de Sidra El Gaitero en mano, lista para brindar.

Pero aunque no me una a esta costumbre, no quiero dejar de compartir con los que sí lo hacéis varias formas chulas de presentar las uvas en la mesa:


Desayuno de Reyes, en Ebom

Hace unos días Isabel, de Ebom, nos invitó a mi socia Ana y a mi a participar en una jornada muy especial que organizó en su precioso hogar: un Desayuno de Reyes infantil.

La experiencia de adelantarnos unos días a la celebración real fue muy divertida y por ello quiero compartirlo con vosotros e invitaros a disfrutar del estilismo y la decoración reflejados en el estupendo reportaje fotográfico realizado por Isabel (fotos maravillosas y más teniendo en cuenta que las minis protagonistas del desayuno no paraban ni un minuto!) y disfrutar también de las dulces recetas que preparamos para la ocasión: Mini Panettones, Galletas de mantequilla y Turrones de Chocolate Negro y Chocolate Blanco, todo preparado con mucho cariño para que los peques disfruten de un momento muy especial, el desayuno de Reyes, para muchos, su día favorito.

 Además de la inspiración, no dejéis de participar en el sorteo de un Kit para Reyes de Deco & Kids. ¡Sorteo finalizado!

 Me encantó compartir este momento tan chulo y ver a Isabel en acción.
¡Os dejo un aperitivo por aquí, el resto, os espera en Ebom!


 Gracias por vuestro tiempo y hasta la próxima receta.

Cocina de Fiesta: Cuatro recetas para preparar por anticipado

En estas fechas me encanta meterme en la cocina y preparar con mucho cariño los menús para las celebraciones navideñas, pero cuando ese rato se prolonga en una jornada maratoniana, dejo de disfrutar. Por eso, en estas ocasiones, me gusta cocinar recetas por anticipado, hechas con antelación y así el día de la celebración sólo tengo que centrarme en cocinar el plato principal y en la presentación, sin estar "condenada" a no salir de la cocina.


Por eso hoy, cuando faltan unos días para celebrar la cena de Nochevieja o la comida de Año Nuevo, os propongo varias de las recetas que yo suelo utilizar cuando tengo que cocinar para alguna ocasión especial. Todas ellas están publicadas previamente en este blog, por lo que os incluyo los links a cada una de las recetas, y mis consejos sobre la preparación y conservación.

Centro de mesa comestible: Árbol de galletas

El día después de Navidad es un día marcado en mi calendario porque un día como hoy, hace 1 año, creé este blog.

Como lectora habitual de blogs, especialmente de aquellos relacionados con cocina y gastronomía, me encanta descubrir nuevas recetas acompañadas de imágenes bonitas que me inviten a meterme entre los fogones para probar tan suculentos bocados. Y aquel día, tras darle algunas vueltas, decidí dedicar parte de mi tiempo libre a compartir las recetas que más éxito tienen en mi casa, y por supuesto, practicar mi otra afición: la fotografía, en la que aún no había tenido ocasión de profundizar como yo quería. Y así nació Guta Mamá. 

Éclairs de crema y chocolate

Lo sé, lo sé... Otra receta dulce... ¡No puedo dejar de haceros proposiciones indecentes! Pero ¿qué queréis? Es Navidad y es una buena ocasión para intentar deleitar a familia y amigos con alguna ricura salida de nuestra cocina. Ya vendrá Enero después y pondremos las cosas en su sitio... verdad?


He oído nombrar estos pastelillos de varias formas distintas: Éclairs, Teclas, Palitos de chocolate, Petit Choux... Los llamen como los llamen, son una delicia, y puede ser un broche final elegante y delicado para vuestro Menú de Navidad.

Panettone


¡Bienvenido Diciembre!

Se acercan fechas de reencuentros y celebraciones, de largas sobremesas, festivales navideños en el cole, villancicos... La Navidad. Y por supuesto, en este blog vamos a compartir alguna que otra receta que os pueda servir como idea para vuestras celebraciones, para regalar si queréis tener un detalle con alguien goloso, o para ponerle un poquito a Papá Noel y sus renos, o a los Reyes y los camellos, para que repongan fuerzas durante su intensa noche de trabajo.

Inauguramos la Navidad con un clásico navideño: el Panettone. Se trata de un pan dulce de origen italiano, típico esta época del año. Su elaboración es parecida a la de un brioche, nada complicado, eso sí, con dos levados largos, por lo que tendremos que tener esto en cuenta a la hora de organizarnos.

COPIAR EL FRAGMENTO DE CÓDIGO